18.12.12

Retrato ecuestre de Gertrude Bell

















































Los/as Exploradoras de Adviento es el proyecto prenavideño de LesGolfes Ilustración 
en el que he tenido el placer de colaborar reivindicando la interesantísima figura 

Nacida en Inglaterra e hija de padres políticos, Gertrude fue educada dentro de una 
vida cómoda y culta que le hizo llegar a lugares insólitos en el futuro.
Estudia Historia Moderna en Oxford carrera que las mujeres tenían permiso para estudiar. 
Al terminar los estudios viaja a Persia a visitar a su tío y des de ahí empieza un largo
viaje alrededor del mundo en el que investigará ruinas arqueológicas y perfeccionará 
su nivel de lengua francesa, alemana, arábiga, pérsica, italiana y turca. 
Durante 12 años viaja a través de Arabia conociendo y haciendo buenas amistades con políticos, 
gobernantes y figuras públicas importantes. Durante la Primera Guerra Mundial es enviada
por el servicio de inteligencia británico para ayudar a transportar soldados a través del desierto,
se convierte así en la primera oficial de las fuerzas británicas. 
Terminada la Guerra y gracias a sus grandes esfuerzos y conocimientos de países
 como Mesopotamia e Irak, consigue establecer una unión en el país.

Años más tarde, de vuelta a la isla británica, Bell se encuentra en un mar de problemas 
financieros de su familia y con mala salud. Decide volver a Bagdad donde en el año 1926
 se la encuentra muerta por causa de una sobredosis de pastillas a la edad de 57 años.
Gertrude fue un ejemplo de mujer independiente y culta de su época.
Escritora, viajadora, política, arqueóloga y espía fue una exploradora única 


 
Sé que los camellos no tienen por costumbre erguirse pero... ¿he de rechazar la poesía?







    














































3 comentarios:

o)---c =======sopasconhondas! dijo...

Hacía ya tiempo que no pasaba por aquí y veo que no paras de crear cosas extraordinarias!
Mi más profunda admiración!
Saludos
Adrián

lasartei dijo...

un placer encontrarte.

un saludo

Laia Arqueros Claramunt dijo...

¡Muchísimas gracias!